Customización de artículos de juguete

Facebooktwittermail

El ocio y el tiempo libre se ha convertido en una necesidad y ha cobrado mucha importancia en una sociedad como la actual, en el que el día a día se desarrolla a un ritmo vertiginoso. En este entorno, los accesorios y artículos que en la actualidad acompañan a cualquier actividad de deporte y ocio han observado un incremento considerable en el mercado. Estos no siempre cubren nuestros requisitos y expectativas y, en consecuencia, el mercado de segunda mano de estos artículos está experimentando un crecimiento considerable con las nuevas tecnologías e Internet.

La implicación del consumidor en el diseño de productos a su medida se ha convertido en una necesidad. Esto es lo que ofrecerá la plataforma del proyecto H2020 iBUS, que desarrollará un modelo integrado de negocio que permita a los padres y/o a sus hijos la posibilidad de diseñar sus propios juguetes personalizados que serán igualmente seguros. La plataforma integrará toda la cadena de valor para el suministro de estos artículos customizados, incluyendo a los proveedores de materiales y fabricantes.

El juego es una actividad necesaria tanto para los adultos como para los niños. Para el adulto éste supone un tiempo de descanso y distracción de las actividades diarias. En el niño es una acción básica puesto que se constituye al desarrollo motriz, social y personal. Asimismo, tiene una función terapéutica como medio de expresión de emociones internas que no es capaz de expresar de otro modo.

La industria del juguete es una de las más innovadoras, con cerca de un 60% de su gama de productos renovada de forma anual[1]. No obstante, el reto al que se enfrenta es el desarrollo de productos que se ajustan a los requerimientos del mercado. Por ello, el esfuerzo que tienen que hacer en factores de diseño es muy importante. De hecho, según algunos fabricantes, tan sólo un 20% finalizan en desarrollo del producto, según indican algunos fabricantes. Por ello, es necesario colocar al usuario final en el núcleo de producción, de modo que los artículos finales cumplan con sus necesidades y especificaciones.

Una participación activa de los consumidores en el diseño y potencial ‘customización’ de los productos permitirá cubrir esta brecha del mercado. Para ello, la laguna tecnológica existente se debe solucionar mediante el desarrollo de herramientas y tecnologías de fabricación que, de una manera fácil e intuitiva, permita al cliente diseñar su propio de juguete. De forma adicional, la cadena de suministro consecuente, será capaz de manipular el CAD correspondiente y proceder a su fabricación a través de tecnologías de fabricación híbridas. Este es el objetivo que se ha marcado el proyecto iBUS, que pretende dar soporte a la relocalización de la fabricación de juguetes tradicionales en Europa mediante las tecnologías basadas en Internet que se centren en productos seguros, de calidad, diseñados por los propios usuarios a su medida y, en consecuencia, muy innovadores. La normativa de seguridad de juguetes, en la actualidad, no se considera en otras plataformas existentes. Por ello, este es uno de los aspectos más revolucionarios del iBUS.

 

Un proceso de diseño muy simple para la personalizaciñon de juguetes dirigidos por el cliente

 

[1] Asociación europea de fabricantes de juguetes (TIETOYS). http://www.tietoy.org/