El iBUS pretende aportar valor a todas las partes implicadas.

Facebooktwittermail

Tal y como se ha establecido, el objetivo general del iBUS es desarrollar un modelo de negocio basado en internet para el suministro sostenibles de artículos de juguete tradicionales. Se pretende que estos productos estén dirigidos por la demanda (padres y niños de distintas edades). La plataforma de diseño se apoyará en toda la cadena de suministro (consumidores, proveedores, fabricantes, distribuidores, detallistas…) involucrada en la fabricación y distribución de estos productos. Estos están planificados para ser fabricados local y sosteniblemente, considerando toda la exigente legislación de seguridad del juguete. Este modelo de negocio propone la creación y emisión de valor a todas las partes interesadas, que han sido determinadas en el marco del desarrollo del proyecto.

El valor principal que el proyecto crea al consumidor final es la posibilidad de crear, de forma automática y fácil, productos customizados que se ajustan a sus necesidades y gustos. Estos productos pueden aportar beneficios emocionales, sociales y funcionales a los niños que los utilizan.

Dentro de la cadena de valor, los diseñadores pueden potenciar su negocio a través de una plataforma fácil de utilizar que les permitirá customizar los juguetes considerando todos los criterios establecidos (forma, seguridad, materiales y procesos).

Los proveedores incluidos en la cadena de suministro iBUS pueden potenciar su valor local y regional, ampliar su ámbito geográfico y formar parte de un modelo de negocio transparente, en tanto que se mantienen actualizados en temas de innovación y seguridad relativos a los materiales en el sector juguetero.

Los fabricantes serán capaces de implementar un modelo de negocio paralelo pre-establecido para la producción de juguetes customizados.

Los distribuidores, cuyo negocio está en el momento en fase de decrecimiento, pueden convertirse en consultores de juguetes. Con el proyecto iBUS, estos se pueden integrar progresivamente en un innovador modelo de distribución, siendo conscientes de las elecciones de los clientes e influenciando su mercado tradicional, adquiriendo de este modo ventaja competitiva sobre su competencia.

Los detallistas, tanto físicos como virtuales, se convierten en líderes de innovación aportando calidad percibida, valores de calidad, emocionales y sociales a sus productos, en vez de los usuales factores económicos. Estos pueden integrarse de forma apenas perceptible a través de múltiples canales (pe. detallistas online -e-retail- y laboratorio de fabricación –FabLabs-).

Estos y otros muchos Son los valores percibidos por el cliente de la cadena de suministro iBUS. El consorcio pretende involucrar a miembros de esta cadena de suministro. En consecuencia, le invitamos a suscribirse sin compromiso en SIG@h2020ibus.eu.